Salmonelosis, ¿de qué se trata?

Muchos quizás han oído hablar de la salmonelosis, un tipo de intoxicación alimentaria generada por la bacteria salmonella, la cual vive generalmente en los intestinos de animales y humanos, y se expulsa a través de las heces.

En este sentido quien se vea afectado por esta enfermedad seguramente consumió algún alimento contaminado con heces animales.

Los alimentos que más comúnmente generan la salmonelosis son la carne, las aves, la leche y los quesos; no obstante, cualquier otro alimento, incluidos los vegetales. podrían causarla, así como utensilios de cocina contaminados y malos hábitos sanitarios a la hora de manipular alimentos

Al contraer esta enfermedad los síntomas normalmente comienzan alrededor de 8 a 72 horas de la infección. Los más comunes son diarrea, fiebre y dolores abdominales.

En algunos casos la salmonelosis suele extenderse desde los intestinos hasta el flujo sanguíneo y a otras zonas del cuerpo, por otro lado, aquellas personas con defensas más bajas, ancianos o niños pequeños, son más propensos a enfermarse con mayor gravedad.

Existen algunos factores de riesgo que podrían ser tomados en cuenta a la hora de intentar evitar ser contaminados por esta bacteria, por ejemplo los viajes internacionales o estar en contacto con aves o reptiles son uno de ellos.

De igual manera podría serlo el vivir en una vivienda compartida como los dormitorios universitarios o las residencias de ancianos, por el sólo hecho de que habitan más personas.

Es importante saber que a pesar de que se debe tener sumo cuidado con esta enfermedad, la misma no es potencialmente mortal, sin embargo, aquellos que son más propensos a que se vuelva más peligrosa podrían presentar cuadros de deshidratación donde se genera una disminución de la producción de orina, ojos hundidos, reducción de la producción de lágrimas y sequedad en la boca y lengua.

De igual manera podría presentarse una artritis reactiva, la cual causa dolor al orinar, dolor en las articulaciones y conjuntivitis.

Con respecto a los tratamientos suministrados a personas enfermas a causa de esta bacteria, en el caso de adultos sanos y con salmonelosis leve, pueden recuperarse sin ningún tipo de tratamiento médico, pero en otros casos donde podría ser un poco más severa los antidiarreicos y antibióticos son los más indicados por los especialistas.

Los métodos convencionales para tratarla desde casa  también son muy empleados, por lo general incluyen una modificación en la dieta y la reposición de líquidos. De alguna u otra manera lo mejor siempre será acudir a un médico especialista en estos casos.

 

Leave a Reply